[Programas] > [Concerto Sacrum]

Concerto Sacrum:
Música sacra vocal e instrumental del Barroco

Plantilla: soprano + 2 violines + bajo continuo

Programa

ARCANGELO CORELLI (1653-1713)
Sonata da chiesa Op. 1 Nº 1 en Fa mayor
(Grave - Allegro - Adagio - Allegro)

Sonata da chiesa Op. 3 Nº 2 en Re mayor
(Grave - Allegro - Adagio - Allegro)

GIOVANNI BATTISTA BASSANI (ca. 1650-1716)
Sonata da chiesa Op. 5 Nº 8 en Sol menor
(Adagio - Allegro - Grave - Allegro - Grave - Presto)

FRANCISCO VIÑAS
Lamentación 3ª del Miércoles (1723)

GEORG FRIEDRICH HÄNDEL (1685-1759)
How beautiful are the feet (de "Messiah" HWV 56, 1741)

JOHANN SEBASTIAN BACH (1685-1750)
Bist du bei mir BWV 508 (1725)

Bekennen will ich seinen Namen BWV 200 (ca. 1742)

ANTONIO VIVALDI (1678-1741)
O servi, volate (de "Juditha triumphans" RV 644, 1716)

JUAN FRANCÉS DE IRIBARREN (1699-1767)
Cantada al Nacimiento (1749)
(Recitado: "Para aquél horizonte" - Área: "Todo el mundo en alborozo")

Notas al programa

La primera parte de este Concerto Sacrum pretende reunir una selección de obras barrocas puramente instrumentales destinadas a ser interpretadas dentro del templo. Estas obras poseen la especial característica de no tener función alguna dentro de la liturgia católica, puesto que su fin no era embellecer musicalmente los áridos textos del propio de la misa, sino el entretenimiento de la congregación religiosa, y como tal, eran ofrecidas al público asistente a modo de concierto. Esta afirmación que un principio puede escandalizarnos, tenía un efecto contrario en la mentalidad del s. XVII, pues ofrecía la posibilidad de escuchar música fuera de los restringidos círculos de la corte. Arcangelo Corelli (1653-1713) fue uno de los más famosos compositores de las denominadas sonatas da chiesa (sonatas de iglesia), dedicando su primer y tercer opus a dicho término, mientras que el segundo y el cuarto fueron escritos para cámara. Están compuestas para dos violines y continuo, constando en general de cuatro movimientos según el orden lento-rápido-lento-rápido. El segundo movimiento es usualmente un allegro de fuga, siendo tercero y cuarto formas binarias semejantes a las danzas zarabanda y giga. Las sonatas da chiesa de Giovanni Battista Bassani (c. 1650-1716), aunque escritas tardíamente a las homónimas de su contemporáneo, demuestran un carácter arcaico sólo presentes en la escritura musical, de factura aparentemente más simple. Sin embargo, la innovación de Bassani está mayormente sujeta a la forma, donde se amplía el número de movimientos, utilizándose en gran medida patrones rítmicos de danza. Esta intrusión daría lugar a que en torno a 1700 la sonata da chiesa fuera progresivamente acercándose musical y estilísticamente a la sonata da camera, casi confundiéndose ambas en la entrada del nuevo siglo (s. XVIII) y considerándose anticuadas con la aparición de la suite de danzas del Barroco tardío.

La segunda parte del concierto, dedicada en exclusiva a la música sacra vocal, reúne un conjunto de arias y cantatas de diversa fecha y procedencia, encontrándose ejemplos tan postreros como la Cantada al Nacimiento de Juan Francés de Iribarren que cierra el programa (1749). La Lamentación 3ª del Miércoles de Francisco Viñas constituye un hecho curioso aunque tardío (como casi toda la música barroca española) bastante generalizado en la música litúrgica de nuestro país de la segunda mitad del s. XVII y principios del s. XVIII. Está basada en el canto de las Lamentaciones de Jeremías con voz solista, instrumentos de cuerda y sin acompañamiento de órgano, el cual era sustituido por clavicordio, arpa, clave o archilaúd. Esto se explica porque la Iglesia prohibía tocar el órgano en señal de luto y tristeza durante la Semana Santa. Completan el programa arias tan conocidas como How beautiful are the feet del oratorio Messiah HWV 56 de George Frideric Handel o la famosa Aria del vagante del oratorio Juditha triumphans de Antonio Vivaldi. Y cómo no hacer una mención especial al más grande compositor de todos los tiempos, Johann Sebastian Bach, con un aria llena de emoción y sentimiento, Bist du bei mir, escrita a partir de los bocetos del cuaderno de Anna Magdalena, y la cantata Bekennen will ich seinen Namen, en donde el contrapunto inconfundible del maestro alemán es amo y señor de la partitura.

[Programas] > [Concerto Sacrum]